▷ Seguros Salud Online (August 2020) 🥇 Prestamos 24

La contratación de un seguro de salud no es una decisión que deba tomarse a la ligera; previo a cerrar el contrato – sea que se haga por primera vez o renueve la póliza – resulta imperioso comparar opciones, a fin de encontrar la que se ajuste mejor no solo al presupuesto, sino también a las necesidades personales. Desde prestamos24 se reconoce la importancia de estar bien informado, por lo que a continuación se suministra todo lo que necesita saberse antes de contratar un seguro de salud.

 

CONTENIDOS EN LA PÁGINA

Por qué comparar seguros de salud

Prestamos con Asnef

La razón por la que se recomiendas comparar seguros antes de decidir, no es otra que tener una perspectiva clara de los diferentes escenarios en lo que respecta a tipos de coberturas, precios y condiciones; del mismo modo, será posible verificar la Prima de seguro, deducibles, copago, facilidades de pago, servicios incluidos, entre otros puntos de interés. Nadie puede negar lo enorme del mercado cuando se habla de compañías de seguros, aspecto que si bien puede jugar a favor, también lo hace en contra cuando se desconoce la forma de canalizarlo, y es que en su afán por sobresalir, cada aseguradora intenta diferenciarse del resto ofreciendo ventajas que, la mayoría de las veces, guarda secretos.

 

Qué tan factible es utilizar un comparador de seguros

El hecho de ser plataformas especialmente pensadas para facilitar la decisión del usuario que busca encontrar el seguro ideal, hace que, en efecto, sea recomendable apostar por un comparador de seguros.

 

Cómo funcionan los comparadores de seguros

El funcionamiento de estos sitios web se caracteriza por ser bastante intuitivo, básicamente, el usuario debe ingresar una serie de datos básicos que se le irán solicitando; una vez lleno el formulario el buscador filtra las ofertas disponible en su base de datos, ofreciéndole las opciones disponibles en cuestión de minutos.

 

Cuáles ventajas supone el uso de un comparador de seguros

Adicional a la enorme ayuda que representa disponer en un mismo lugar, toda la información necesaria de los servicios para una contratación acertada, el uso de un comparador de seguros reviste en ventajas adicionales, entre ellas:

  • Posibilidad de acceder a descuentos o promociones que ofrecen las aseguradoras a quienes contratan vía online, desde el comparador o página de cotizadores.
  • Búsqueda más específicas, ya que al suministrar información sensible, solo ofrecen las opciones que mejor se adaptan al perfil del usuario, mostrándoles las que le conviene elegir y simplificando la comparación.

 

Calcular el seguro de salud

No es un secreto, el precio figura entre los aspectos a los que mayores cuidados se le pone al momento de contratar un seguro de salud; factores como el tipo de póliza o la edad del asegurado influyen en el coste final, por lo que el mismo no solo puede cambiar, sino que cabe la enorme posibilidad de que se modifique al comienzo del año natural.

 

Cómo se calcula el coste de un seguro de salud

En líneas generales, el coste es calculado en base al riesgo a asumir que implica para la aseguradora; en palabras más simples, es consecuencia directa de la suma de ciertas variables que reflejan unos riesgos.

 

Qué factores influyen en el precio

De la misma forma que sucede con las pólizas de Coche o de Hogar, el precio de un Seguro de Salud es calculado tomando como referencia varios factores; cada uno, permite la evaluación del riesgo que supone para la compañía asegurar el cliente, inclusive, hace peso la ciudad en la que reside el posible asegurado. ¿Cuáles son esos factores y qué importancia tienen en el cálculo del precio? a continuación la respuesta:

 

Tipo de póliza

El principal factor que delimita el precio de un Seguro de Salud es el tipo de póliza elegida, después de todo, en función del producto elegido, será más o menos económica. Por lo general, figuran entre los más baratos, aquellos que carecen de hospitalización pues se trata de los servicios más caros. En contraparte, se consideran a las más costosas, las pólizas que ofrecen un seguro de cuadro médico sin copagos, ya que el asegurado, disfrutará de un servicio sin límites y sin abonar importe alguno adicional.

 

Ciudad de residencia

Al momento de calcular el coste de la póliza, las aseguradoras  toman en consideración el lugar de residencia del futuro asegurado; la razón de ello, se justifica en lo costoso que resulta el servicio de salud en ciertas poblaciones.

 

Edad

Prestamos Asnef

El siguiente factor que influye en el precio final de un Seguro de Salud es la edad; si bien cada compañía tiene sus propios lineamientos, y existen algunas pólizas especiales para adultos mayores, se cumple una regla básica: a mayor edad del asegurado, más caro será el seguro pues del mismo modo se incrementa el riesgo que tiene que asumir la aseguradora.

 

Coberturas

De la misma forma que sucede con la edad, mientras mayor sea el número de coberturas, más elevado será el precio de la póliza, sobre todo, en aquellas que incluyen servicios adicionales como gastos de farmacia, complementos bucodentales o gastos de óptica.

 

Número de asegurados

Caso contrario al par de factores anteriores, a mayor cantidad de asegurados, menor será el precio de la póliza, entendiéndose la razón por la que los seguros de Salud individuales resultan siempre más costosos respecto a los que incluye a varios integrantes de la familia. Esto se repite en las pólizas colectivas para empresas, que al incluir grandes números de personas, tienden a abaratar los costos muy por encima de pólizas individuales o familiares, pues a la aseguradora le interesa adquirir de golpe, una buena cartera de clientes.

 

El precio es siempre el mismo

El precio del seguro queda establecido al momento de la contratación, no obstante, una vez cumplido el primer año – o en su defecto, cuando finaliza el año natural – es normal que la aseguradora solicite la revisión del mismo a fin de ajustarlo a las nuevas circunstancias, en el supuesto que existan. En este sentido, las compañías suelen evaluar el incremento del IPC, situación de salud del asegurado o el aumento de la necesidad de atención médica por parte de los miembros de un colectivo laboral; en cualquiera de los casos, la compañía está obligada a notificar con antelación al asegurado, a fin de que decide si continua o no con su póliza.

 

Por qué tener un seguro de salud

Al ser la prevención el principal objetivo de un Seguro de Salud, la importancia de contar con uno bueno no es otra que estar protegido frente a enfermedades y accidentes; adicional a ello, representa un método de inversión que contribuye a la economía del usuario – y sus familiares – ante el evidente coste que caracteriza a la atención médica privada.

Con una Seguridad Social colapsada, se vuelve elemental disponer de un buen seguro de salud, especialmente considerando lo extensas de las listas de espera. Solo con pagar una prima – contratada de por vida o de renovación anual – el asegurado disfrutará de atención médica garantizada, pues es la aseguradora la encargada de suplir los gastos derivados de:

  • Consultas médicas sin demoras.
  • Atención en salas de emergencia.
  • Enfermedades.
  • Gastos por tratamiento.
  • Traslado en ambulancias.
  • Exámenes de laboratorio.
  • Hospitalización.
  • Terapias.

Claro, todo ello depende de la cobertura que ofrezca la póliza contratada; eligiendo las correctas, podrá disfrutarse además de rapidez y la eficacia al acudir directamente especialistas, sin necesidad de pasar primero por un médico de cabecera, así como servicios de salud dental y otros beneficios adicionales.

 

Tipos de seguros de salud

En la actualidad, existen tantas aseguradoras distintas como tipos de pólizas de salud, dificultando el proceso de contratación; para ayudar un poco, se presenta la información necesaria con la que elegir más fácilmente la clase de servicio de asistencia médica o coberturas en función de los requerimientos individuales:

 

Cuadro médico sin copagos

Lo primero que debe aclararse respecto a las pólizas de salud sin copago es que no son iguales a los seguros médicos sin carencias de ninguna clase, de ahí que manejarlos como conceptos totalmente distintos resulta imperioso al momento de contratar un seguro médico. Asimismo, habrá de diferenciárseles de un seguro con copago – del que se ahondará más adelante – en el que el asegurado está obligado a abonar parte del coste del acto médico, lo que no sucede con un seguro sin copago, donde no es necesario el abono de parte del valor del servicio, sin importar cuántas veces se utilice.

 

Entonces ¿Qué es exactamente un seguro de salud sin copagos?

Simple, el producto hace referencia a la póliza en la que el asegurado no tiene que pagar recargo adicional cada vez que disfrutes de las coberturas establecidas en el contrato, desde consultas médicas y cuidados personalizados, hasta hospitalización y especialidades más relevantes.

 

Ventajas y desventajas

Este tipo de seguros de salud tiene a favor el hecho de que, una vez pagada la cuota, el asegurado puede disfrutar de todos los beneficios, accediendo a los servicios pautados de manera gratuita, lo que no sucede en las pólizas con copagos o que incluyen periodos de carencia. En contraparte, tienden a ser pólizas un poco más costosas, por lo que demanda el evalúo de las necesidades individuales a fin de determinar si es el tipo de seguro que ofrece los matices más acertados en función de ellas, ofreciendo las coberturas que garanticen la satisfacción.

 

Cuadro médico con copagos

Se acuña bajo el término copago, a la pequeña cantidad de dinero que – sumado a la prima a pagar el siguiente mes – deberán abonar los usuarios de ciertas pólizas por concepto de uso de algunos servicios médicos, un concepto cuya viene tomado fuerza debido a las ventajas que ofrece tanto al usuario, como para la aseguradora.

 

Qué seguros de salud con copago hay

Prestamo Asnef

El mercado de las aseguradoras está saturado de pólizas con diferentes niveles de copago dando lugar a la siguiente clasificación:

  • Pólizas libres de copago: aquellas en las que el asegurado únicamente paga la prima anual, dejándole sin participación alguna en el acto médico.
  • Pólizas con copago bajo: solo tiene participación en una cuantía baja por cada acto médico, por lo que tienen a costar entre el 10 y 15% menos que el sin copago.
  • Pólizas con copago alto: la participación del asegurado representa un importe superior, en el que las pruebas de diagnósticas avanzadas y hospitalizaciones son las que tienen el mayor recargo; en contraparte, ofrecen la ventaja de una prima bastante baja.
  • Pólizas de copago “progresivo”: pocas veces disponible entre las aseguradoras, es la modalidad en la que el importe por acto, tiende a subir en su cuota conforme más es utilizado el seguro.

 

Para quién está dirigido esta clase de productos

Este tipo de pólizas se adecua mejor al usuario que no acude habitualmente al médico, pero que de necesitarlo, quiere atención médica de calidad, ya que de esta manera, conseguirá continuar disfrutando de los mismos servicios y cuadro médico, sin necesidad de incrementar el precio de su prima. Sin embargo, previo a decantarse por el producto, conviene verificar el coste de cada uno de los servicios médicos, puesto que suelen variar considerablemente entre una compañía y otra, cumpliéndose la norma general de a menor precio de la prima, mayores serán los copagos.

Atendiendo a ello, la elección de un seguro con o sin copago, dependerá de las necesidades individuales y la frecuencia con la que suela utilizarse los servicios que ofrecen, entendiéndose que el seguro de elevados copagos, se representa una de las versiones más equilibradas en lo que respecta a inversión/beneficio, dentro de los productos ofrecidos en los seguros de salud.

 

Cuál es el mejor producto con copago

Lo que para unos es funcional, tal vez para otros no lo sea, por lo que sería irresponsable señalar como “mejor” algún producto copago por encima de otro; la elección del adecuado debe sustentarse en el hecho de que se habla de una modalidad “pago por uso”, lo que se traduce a que a mayor sea el copago, más baja será la prima a pagar.

 

Ventajas y desventajas

Podría decirse que el mayor beneficio de decantarse por un seguro de salud con copago radica en conseguir un precio menor en la prima, lo que si bien es verdad, apenas representa una de sus ventajas, pues además se traduce a evitar su subida genérica, algo que la economía familiar agradece al no tener que afrontar incrementos regulares de los servicios contratados. Asimismo, ofrece beneficios a la aseguradora evitándole la necesidad de incrementar el precio del seguro en toda la cartera de clientes, ya que la distribución del coste varía de acuerdo al uso particular que cada usuario haga del servicio, convirtiéndose en un método eficiente de concienciar a los clientes respecto a la necesidad de usar responsablemente el servicio médico.

 

Y las desventajas

La única pega que puede vérsele obedece a que el coste por uso de los servicios es diferente según la aseguradora y la especialidad médica a la que se pretensa acceder; para hacerse una idea de lo que se habla, no será igual el precio a pagar por una consulta con el médico de cabecera que el de un análisis clínico.

 

Cuadro médico con reembolso

A primera vista, los seguros de reembolso de gastos médicos son la modalidad por medio de la cual el asegurado tiene la libertad de elegir el médico o centro hospitalario en el que quiere recibir atención médica – indistintamente que no pertenezca a la compañía – pues deberá efectuar el pago del servicio, para posteriormente recibir un reembolso. Para explicarlo mejor,  el usuario recibe la atención médica, efectúa el pago y luego, obtiene un reembolso tras enviar el  la factura y el informe a su aseguradora, lo que le confiere la posibilidad inclusive de ser atendido por un médico especialista.

 

Qué porcentaje de reembolso se ofrece

El porcentaje exacto del reembolso de cada consulta varía en función de lo estipulado en la póliza al momento de la contratación, pudiendo ser total o parcial; no obstante, la mayoría de las veces tienden a cubrir entre el 80 y 100 % de los gastos.

 

Qué cubre el seguro médico de reembolso

Prestamos de Asnef

Adicional a las consultas, algunas aseguradoras incluyen en este tipo de seguros coberturas especiales – tales como pruebas y hospitales – las cuales pueden aparecer reflejadas en formato de módulo, lo que implica la posibilidad de incorporarse o descartarse según lo demande cada cliente.

Asimismo, cabe enfatizar los distintos contenidos que puede presentar el producto, de ahí que de acuerdo a la cantidad a pagar, es posible la inclusión de dos o tres porcentajes diferentes de cobertura en los formatos. En lo que respecta a especialidades médicas que quedan cubiertas, existen igualmente variedad de opciones; por otra parte, conviene considerar que ocasionalmente, este tipo de seguro incluye:

  • Asistencia en viajes.
  • Servicios médicos de urgencias e imprevistos en el extranjero.

No obstante, es necesario considerar que en estos casos, suelen existir un límite máximo de gastos, por ende, el importe excedente quedará en su totalidad, por cuenta del asegurado, la tasa dependerá de cada compañía.

 

Ventajas y desventajas

La principal ventaja de elegir un seguro médico de reembolso se sustenta en la libertad que le otorga al asegurado de recibir la atención médica que considere más conveniente, y es que la modalidad está basada en optar por un médico, abonar al facultativo la consulta y, luego recibir el importe por parte de la compañía; en pocas palabras cobertura con libre elección. Teniendo poder de decisión respecto al personal, lugar y forma de recibir atención médica, el asegurado se sentirá más tranquilo  y confiado, después de todo, recibirá lo que pide de acuerdo a sus preferencias y personalidad.

 

El punto en contra

No todo son prestaciones, la desventaja de elegir la modalidad de reembolso en un seguro de salud, obedece a que a cambio de la libertad, el usuario deberá pagar un coste económico superior respecto a los seguros de cuadro médico cerrado, no solo en lo que concierne a la póliza, sino también a parte del gasto, pues rara vez reciben la totalidad del mismo.

 

Producto sin hospitalización

Pese a no ser tan utilizada como los seguros con y sin copago, los seguros sin hospitalización figuran entre las alternativas disponibles a la hora de contratar una póliza de  salud; su principal característica es la de incluir todo el cuadro médico de la compañía, por lo que el asegurado tiene acceso no solo a médicos generales, sino a especialistas, e incluso, pruebas diagnósticas.

 

Para quién se recomienda una póliza de salud sin hospitalización

En líneas generales, es la póliza indicada para el usuario que desea acceder a medicina primaria, especialidades, medios de diagnóstico y medicina preventiva, pero que renuncia a la cobertura que le asista en caso de urgencias, hospitalización o intervenciones quirúrgicas; en palabras resumidas, el producto idóneo de quien quiere complementar la Seguridad Social.

 

Ventajas y desventajas

El principal punto a favor de este tipo de seguros de salud radica en su coste, pagando una prima bastante pequeña – en comparación con la de otras pólizas – posibilita recibir atención sin tener que liderar  con las esperas que caracterizan a la Seguridad Social; del mismo modo, el usuario podrá acudir a un especialista, beneficio que la sanidad pública no permite. A ello se le suma el hecho de no excluir al adulto mayor, por lo que se convierten en una solución ideal para personas mayores o con enfermedades, pues no demanda completar el cuestionario de salud.

 

Lo desfavorable de elegir un seguro de salud sin hospitalización

En lo que concierne a desventajas, el punto en contra que puede vérsele a la póliza sin hospitalización es precisamente que no incluye urgencias ni hospitalización; gastos que son verdaderamente costosos para tener que desembolsarlos por cuenta propia, por lo que son contados los que apuestan por la modalidad como su opción viable.

 

Características y condiciones adicionales

La mayoría de las pólizas de salud comparten ciertos términos o características similares que deben considerarse antes de su contratación, ya que pueden definir que sea o no acertada, estas son:

 

Cuestionario de salud

No es más que el documento en el que se plasman la información referente a la salud del posible asegurado, datos que le permiten a la aseguradora establecer el perfil de riesgo que represa en función de ellos. En el cuestionario, se incluyen las enfermedades crónicas o preexistentes y es requisito indispensable antes de contratar una póliza; suele ser solicitado una vez que el interesado es transferido a una aseguradora o agente telefónico, hace solicitud vía online o se dirige directamente a la sede física de la compañía para firmar el contrato.

 

Copagos

Dentro de los seguros de salud se conoce como copago, a la mínima cantidad de dinero que el asegurado debe pagar en cada uso de un servicio médico privado, monto que se le adiciona a la prima abonada por la póliza.

 

Qué tanto influyen los copagos en el coste del seguro

Obtener prestamo Asnef

Quienes inclinan por la contratación de esta clase de productos, deberán sumar al abono de la prima anual, un pequeño importe de dinero no solo cada vez que acuden al médico, sino tras el uso de cualquiera de las coberturas que les compongan. Por lo general, el copago es fijado de acuerdo al tipo de servicios y puede ser cancelado tanto al momento de recibirlos, como junto al recibo del seguro. El implemento de la medida adoptada por las aseguradoras, se sustenta en su búsqueda de concienciar el uso responsable de los servicios médicos.

 

Carencias

Aunque no es un elemento común en todos los seguros, la evaluación de los periodos de carencia antes de firmar el contrato resulta elemental, a fin de cuentas, durante dichos lapsos el asegurado no contará con el respaldo de la aseguradora, aun estando en vigencia la póliza. El porqué de ello se explica a que corresponden al periodo transcurrido entre el alta de la póliza y la posibilidad de solicitar ciertos servicios de asistencia o coberturas; en palabras más simples, el tiempo que debe pasar antes de poder utilizar algunas coberturas después de la contratación del seguro.

 

Cuánto suelen demorar los periodos de carencia

Es la aseguradora quien delimita la duración de estos plazos, mismos que aunque se mantienen iguales para todos los usuarios, pueden variar en función de cada producto, de ahí que el asegurado queda sujeto a esperar el tiempo pautado para poder acceder a ciertos servicios o especialistas luego de firmar el contrato.

 

Qué tan comunes son los periodos de carencia en pólizas de salud

A diferencia de los seguros de coche – en los que es posible la asistencia inmediatamente después de la firma del contrato – en el seguro de salud, resulta habitual la aplicación de distintos períodos de carencia a muchas de sus coberturas, dejándolas sin efectividad mientras demore el plazo pautado. Por lo general, está exenta la atención médica primaria, lo que no sucede con las consultas de especialistas; esto implica que el asegurado podrá acceder a una visita de Medicina General desde el instante que contrata su seguro, pero que deberá esperar un tiempo – normalmente 6 meses – desde la fecha de alta, si necesita checarse con un especialista.

 

Preguntas frecuentes sobre los seguros de salud

Aun con toda la información disponible respecto al tema de los seguros de salud, es común que queden ciertas dudas por disipar, desde prestamos24 se quiere aclarar algunas de las más habituales.

 

Qué tipos de seguros de salud existen

Actualmente, existen multitud de seguros ajustables a las necesidades de diferentes perfiles de usuarios, ofreciendo variedad de coberturas y modalidades de pago, al punto de proponer productos casi personalizados. Sin embargo, las pólizas más comunes suelen ser: Cuadro médico, Reembolso de gastos, Mixto, Sin hospitalización y Seguro Dental.

 

Qué son los periodos de carencia

Se refiere al tiempo – fijado por la aseguradora en función del producto elegido – que debe transcurrir desde la contratación del seguro de salud, hasta el momento en que el asegurado puede comenzar a hacer uso de ciertas coberturas.

 

Qué son los copagos

Es el término por el que se conoce a las pequeñas cantidades de dinero que deben pagarse en algunas pólizas de salud por concepto de uso de servicio médico privado, mismos que se suman a la prima abonada por la póliza.

 

Qué es el cuestionario de salud

Se refiere al formulario en el que se reúnen los datos pertinentes a la salud del posible asegurado, incluyendo enfermedades crónicas o preexistentes, y que permiten establecer el perfil de riesgo que represa antes de cerrar la contratación de una póliza de Seguro de Salud.

 

Cuál es la edad máxima para un seguro de salud

Todo depende de la compañía aseguradora; sin embargo, cabe enfatizar que las pólizas para mayores son las más costosas – respecto a las enfocadas a asegurados de inferior edad –  y que por lo  general, se cumple la regla de a mayor edad del asegurado, más caro el seguro, pues se incrementan el riesgo que tiene que asumir la compañía.

 

Puedo contratar un seguro de salud si estoy embarazada

En efecto, casi todas las compañías aseguradoras permite la contratación de pólizas de salud por parte de mujeres embarazadas; no obstante, por norma general en la mayoría de los casos, se considera como una preexistencia, lo que implica la imposibilidad de acceder a las prestaciones vinculadas a la gestación y el parto.

 

El mejor seguro de salud según prestamos24

Desafortunadamente, no existe un seguro de salud ideal o más recomendado, el mejor producto será aquel que se ajuste a las medidas de las necesidades y presupuesto de cada cliente; sin embargo, al estar compuestos de coberturas, características y condiciones – como las antes señaladas – conociendo dichas particularidades se simplifica la decisión. En este sentido, es el futuro asegurado quien tiene la potestad de responder la interrogante, desde Prestamos24, se ofrecen las pautas y herramientas basadas en la opinión de especialistas con la idea de ayudar, disipar dudas y dar mayor claridad a la hora de contratar, a través de información puntual y certificada.

Juan Pablo Sánchez

Me llamo Juan Pablo y tengo 38 años. Vivo y soy de Madrid y desde bien pequeño me apasionaba el dinero. Recuerdo de conservar bien todas las pagas que me daban mis padres, hacer cálculos y pensar a todo aquello a lo que podría aspirar tras ahorrar unos cuantos años más. Estuve toda mi adolescencia y parte de la madurez ahorrando y visionando miles de proyectos en mi cabeza, mientras estudiaba finanzas. En mis ratos libres me gustaba leer sobre economía y entender el funcionamiento y las posibilidades que podían generar en las personas. Visitame en Linkedin. Si quieres saber más acerca de mí, echa un vistazo a Quienes Somos.